Read the Beforeitsnews.com story here. Advertise at Before It's News here.
Profile image
By Center for a Stateless Society
Contributor profile | More stories
Story Views
Now:
Last hour:
Last 24 hours:
Total:

El libertarismo versus la estupidez psicopática

% of readers think this story is Fact. Add your two cents.


De Andrew Kemle. Artículo original: Libertarianism vs Psychopathic Dumbfuckery de 21 de mayo de 2021. Traducido al español por Camila Figueroa.

La diferencia entre el libertarismo y la estupidez psicopática

Rand Paul vuelve a ser noticia por intentar culpar al gobierno de los Estados Unidos, y al Dr. Anthony Fauci en particular, de crear la pandemia del COVID-19. Él y algunos otros portavoces han insistido, sin pruebas, en que la financiación autorizada por Fauci contribuyó directamente a la investigación de “ganancia de función” en Wuhan, que puede haber contribuido, potencialmente, a aumentar la transmisibilidad del virus. La idea de que la investigación de “ganancia de función” por parte del Instituto de Virología de Wuhan podría haber contribuido a la situación en la que nos encontramos es plausible, aunque si se tiene en cuenta que los expertos llevan años advirtiendo de que una cepa de coronavirus era una probable candidata a una grave pandemia mundial, es probable que el COVID-19 sea suficientemente infeccioso por sí mismo. Pero Paul y otros han estado afirmando que Fauci autorizó que los fondos del gobierno se destinaran a laboratorios en China (los EE. UU. han limitado la financiación de la investigación de “ganancia de función” a las instituciones nacionales solamente, sin duda porque sería un suicidio político hacer lo contrario) en un intento de hacer que parezca que el gobierno fabricó específicamente esta crisis con el fin de eliminar las libertades civiles de la gente. Como ocurre con la mayoría de las teorías de la conspiración, sobreestima enormemente la competencia del gobierno de los EE. UU., aunque en realidad la pandemia de COVID ha expuesto cuán completamente desprevenido e inadaptable estaba el capitalismo de estado estadounidense a una crisis de esta magnitud. Y como ocurre con la mayoría de las teorías de la conspiración, las declaraciones de Pablo están envueltas en la retórica de la libertad, y los autodenominados “libertarios” han recogido su retórica para oponerse a cosas como las máscaras y las restricciones de distanciamiento social.

En mi provincia natal, Alberta, está ocurriendo algo similar: actualmente tenemos la mayor tasa per cápita de casos de COVID en Norteamérica, y se ha culpado a nuestra “cultura política libertaria”. El primer ministro Jason Kenney, que ha encabezado tantos ataques idiotas contra los maestros, los trabajadores de la salud, los médicos, los empleados de los sindicatos y Netflix que uno pensaría que fue escrito como el malo de una serie de televisión de Aaron Sorkin, ha llegado a afirmar que la “cultura política libertaria” de Alberta es en gran medida la culpable de nuestro “incumplimiento” general de muchas medidas del COVID (por supuesto, su propia bufonería, sus mensajes contradictorios, sus intentos de destripar el sistema sanitario antes del COVID, sus estrategias irracionales de vacunación y el hecho de que su partido tenga colectivamente tanta capacidad cerebral como una nuez son sólo mínimamente culpables).

Pero tanto Rand Paul como Alberta en su conjunto están actuando tan “libertarios” como un tirador de escuela, y es hora de trazar la línea entre actuar de acuerdo con el amor a la libertad y actuar como un idiota psicópata.

C4SS ha publicado varios artículos sobre el libertarismo “grueso” y el “fino”, y aunque soy de la opinión de que el libertarismo “fino” equivale sobre todo a un rechazo a cuestionar de cerca los valores que sustentan la oposición al Estado y que son inseparables de la libertad, incluso en un sentido negativo (un argumento que requiere más espacio que este artículo para esbozarlo por completo), un libertario “delgado” no es en ningún sentido coherente con sus principios si actúa de la forma en que lo hacen Paul y los “escépticos” de COVID de Alberta. Incluso un libertario “delgado” coherente no se burlaría de la idea de que tiene que seguir las directrices que protegen a otras personas o racionalizar su oposición sacando teorías de la conspiración totalmente de su culo.

Se supone que el individuo es soberano en el libertarismo, y se supone que la importancia de los derechos individuales y la libertad se derivan de este principio básico. Ser coherente con el libertarismo significa, entonces, reconocer que todos y cada uno de los individuos son soberanos sobre sí mismos, y por lo tanto los derechos que se derivan de este hecho tienen que ser respetados -si se va a interferir en una persona, sólo es justificable si es para preservar la soberanía individual y defender los derechos que cada criatura sintiente tiene derecho a tener (después de todo, la “soberanía individual” como principio no tiene sentido si la vida misma no debe ser protegida). Y para preservar la soberanía individual y defender los derechos que conlleva este principio, se requiere un mínimo esfuerzo, incluso bajo el libertarismo “delgado”, para garantizar que los demás estén en una posición en la que puedan consentir cualquier acción que les afecte, en la medida en que sea posible, independientemente de tus sentimientos personales hacia los demás. En otras palabras, se requiere un mínimo de cuidado por los demás, o de lo contrario la soberanía individual no puede ser verdaderamente defendida en ninguna interacción social.

Esto significa, sin embargo, que el consentimiento que falta en los mandatos del Estado no es un problema sólo porque el Estado te obligue a preocuparte por otras personas; es un problema porque cualquier organización que tenga los poderes de un Estado es, por su propia naturaleza, incapaz de obtener tu consentimiento. Y esto es así en el caso de una acción de naturaleza unilateral, que afecta a otra persona sin que ésta pueda dar su consentimiento o expresar su oposición. Y la propagación intencionada de una enfermedad es una de esas acciones unilaterales.

El COVID es, como cualquier otra enfermedad altamente infecciosa, algo que no respeta las fronteras, los muros o las burbujas personales: es fácil de propagar, fácil de contraer, y predecir adecuadamente los vectores de transmisión es, a efectos prácticos, imposible. La única manera de estar seguro de no transmitir el virus a otros es, si todavía estás en riesgo de infección, evitar el contacto directamente, o al menos tomar las medidas de protección indicadas por los expertos en enfermedades infecciosas. Y si eres un libertario -de nuevo, incluso uno “delgado”- entonces estás obligado por la filosofía que dices seguir a actuar de forma que minimices, en la medida de lo posible, el riesgo de infectar a otra persona con el virus; otras personas no pueden consentir algo que puede infectarles sin previo aviso, sin que lo sepan (hasta que sea demasiado tarde, de todos modos), o a pesar de sus propios intentos de evitar enfermar. Si fueras coherente con tu libertarismo, evaluarías tus propias acciones para ver si lo que estás planeando hacer, o lo que estás haciendo actualmente, supone un riesgo de dañar a otra persona, y ajustarías tu comportamiento en consecuencia si descubrieras que, sí, de hecho, estabas actuando de una manera que no tenía en cuenta la salud de otras personas, que aumenta drásticamente el riesgo de que otra persona se enferme sin importar qué, ya sea poniéndote una máscara o quedándote en casa todo lo que puedas o, si no, no yendo a un puto “Rodeo Anti-Contraataque” en medio de una desastrosa tercera ola.

Se podría pensar que esto último es condenadamente obvio.

Cualquiera que haga caso omiso del uso de una máscara en espacios concurridos o que se reúna en grandes multitudes a pesar del distanciamiento social, o incluso en protesta activa por ello, se está negando conscientemente a respetar la importancia del consentimiento y del derecho a la integridad corporal que conlleva la auto-soberanía. Los accidentes ocurren y, dado que los virus como el COVID no son perfectamente predecibles (y muchos de nosotros seguimos teniendo que salir de casa, si no para trabajar, al menos para evitar morirnos de hambre), la transmisión se producirá, aunque de forma atenuada. No tiene sentido echar pestes de la gente por las imperfecciones de cualquier respuesta a la enfermedad que están fuera de su control. Pero la gente que rechaza conscientemente las medidas destinadas a mantener a los demás a salvo, es una cuestión totalmente diferente. Eso no es libertarismo; es un desprecio activo por lo que debemos a otras personas. Eso es psicopatía, una incapacidad para ver más allá de las fronteras de tu propio egoísmo

Ahora bien, antes de que la gente pueda responder con alguna derivación de “El artículo del C4SS argumenta que la libertad es esclavitud; los anarquistas deben obedecer al gobierno”, o lo que sea (ya que este tipo de gente sólo tiene dos referencias literarias de las que tirar), no estoy diciendo que esto haga que los mandatos del gobierno estén mágicamente justificados. Lo que digo es que si Alberta tuviera una cultura política libertaria, estas restricciones serían innecesarias, porque la gente seguiría los principios del libertarismo y llevaría máscaras, se distanciaría socialmente y evitaría viajes innecesarios de forma voluntaria. Seguro que no se reunirían en un rodeo o en una protesta masiva contra las máscaras como han hecho los albertinos. Y si Rand Paul fuera la mitad de libertario que él y su base de fans afirman, se habría tragado antes su puño entero que vomitar la mierda que está vomitando. Por desgracia, no vivimos en esa realidad y, en cambio, los llamados “libertarios” en ambos casos están haciendo un mal uso de la filosofía para justificar su propia falta de preocupación hacia los demás.

Tampoco basta con suponer que el hecho de que una persona esté fuera significa que consiente en los peligros que eso pueda conllevar, por dos razones. Por un lado, el consentimiento es algo que, para que tenga sentido, tiene que recibirse en voz alta y clara y con la menor ambigüedad posible; importa que la gente diga activamente que consiente en algo. Una de las cosas más importantes que ha hecho el movimiento feminista con su discurso en torno al consentimiento es hacer hincapié en que dar por sentado que se ha dado el consentimiento no es suficiente, sobre todo teniendo en cuenta la posibilidad de que la parte que da el consentimiento no esté en el estado mental adecuado para darlo realmente (con todo el posible trauma que esa suposición podría causar, puesto de manifiesto en muchas, muchas historias trágicas). Del mismo modo, a causa del trabajo o de la falta de alimentos inmediatamente disponibles o de cualquier compromiso no negociable que no pueda ajustarse para el COVID, no todos los que están fuera en este momento quieren estar fuera, y tienen una opción razonable para decidir si pueden quedarse en casa o arriesgarse a infectarse. Y eso sin entrar en la posibilidad de que el COVID se transmita a tu casa aunque no salgas de ella. Asumir que cualquier persona que te encuentres en público ha consentido silenciosamente en recibir potencialmente el virus COVID (y, por lo tanto, no tienes que hacer nada para respetar su salud personal) es completamente injustificado; es una conclusión a la que sólo podrías llegar si quieres racionalizar para ti mismo que respetas los derechos de otras personas, aunque en la acción estés haciendo cualquier cosa menos eso. Y pretender entonces que cualquiera que reciba COVID de alguna manera “se lo merece” no es sólo la “Falacia del Mundo Justo” con esteroides; es un delirio psicopático.

No quiero minimizar la naturaleza severa (y en muchos sentidos, trágica) de un diagnóstico de psicopatía. Nuestra comprensión de la psicopatía está evolucionando (no todos los psicópatas son despiadados, por ejemplo, aunque los delincuentes más violentos ciertamente lo son) y debido a que tanto las influencias genéticas como las ambientales a menudo actúan fuera del control de una persona, hay preguntas legítimas que hacer acerca de cuán responsable es un psicópata por su propia falta de empatía. Pero dado que el desprecio insensible por el bienestar de los demás es un síntoma distintivo de la psicopatía, creo que la comparación es acertada. Y aunque solía pensar, en mi fase socialdemócrata/socialista de Estado, que no había distinción entre el libertarismo y la psicopatía, después de haber estado inmerso en la literatura y la historia del libertarismo como filosofía, ahora sé que eso está tan lejos de la verdad como sea posible.

Pero gente como Paul lleva años intentando justificar un desprecio insensible por los demás bajo el manto del “libertarismo”; su padre también. Y hablo por experiencia personal cuando digo que muchas de las personas más rabiosamente derechistas de Alberta actúan como si no hubiera distinción entre el libertarismo y la psicopatía.

Teniendo en cuenta que lo que he intentado mostrar es el núcleo incluso de una versión “fina” del libertarismo, deberíamos ser claros aquí: no es el libertarismo lo que obliga a la gente a ignorar activamente la salud y la seguridad de los demás, es una actitud psicopática. O al menos una tan indistinguible de la psicopatía real que el uso de un término clínico transmite una información más precisa que cualquier otra etiqueta.

¿Y qué hay de la “tontuna”? Bueno, aunque es un mito que los psicópatas son más inteligentes y racionales que la media de las personas, es cierto que son miopes en su propio interés. Esto significa que, aunque a un psicópata le importe poco o nada si otras personas se contagian de COVID o no, le interesa llevar una máscara, quedarse en casa cuando pueda y esperar que el virus no se convierta en estacional, sobre todo teniendo en cuenta que incluso los casos leves o asintomáticos conllevan el riesgo de un episodio psicótico. Los psicópatas que todavía tienen un sentido funcional de autocontrol o que, en última instancia, conservan alguna capacidad para procesar el riesgo, probablemente se quedarán en casa, dejando a los delincuentes violentos y a los manifestantes anti-máscara como un grupo común de personas a las que no parece importarles si lo hacen obtengan COVID o no

Existe un antiguo debate filosófico sobre si se puede ser realmente libre si se vive en una mentira, y no voy a entrar en él. Pero ciertamente la libertad que el libertarismo trata de defender no requiere que ignores los consejos de los expertos, que inventes ridículas teorías conspirativas para justificar tu rechazo a los protocolos de COVID, y que te cierres por completo a cualquier evidencia que demuestre claramente lo grave que puede ser esta enfermedad, incluso de forma indirecta, abrumando al sistema sanitario.

De ahí que esta gente también se merezca el apelativo de “tontos del culo”. Júntalos y obtendrás: psicópata gilipollas.

Alberta no tiene una “cultura política libertaria”: tiene una cultura política de psicópatas imbéciles. Y Rand Paul no es la voz de los libertarios de todo el mundo contra el Gran Gobierno™; es la voz de los imbéciles psicópatas que quieren arrastrar el libertarismo al fango mientras los hospitales empiezan a racionar la atención y los veinteañeros perfectamente sanos son conectados a incubadoras.

Esto no es libertarismo; es algo totalmente distinto. Y hay que hacer una clara distinción para que las personas que intentan sacar provecho del atractivo del libertarismo se vean obligadas a admitir que no tienen principios más profundos; sólo son, de nuevo, idiotas psicópatas.

The Center for a Stateless Society (www.c4ss.org) is a media center working to build awareness of the market anarchist alternative



Source: https://c4ss.org/content/54988


Before It’s News® is a community of individuals who report on what’s going on around them, from all around the world.

Anyone can join.
Anyone can contribute.
Anyone can become informed about their world.

"United We Stand" Click Here To Create Your Personal Citizen Journalist Account Today, Be Sure To Invite Your Friends.

Please Help Support BeforeitsNews by trying our Natural Health Products below!


Order by Phone at 888-809-8385 or online at https://mitocopper.com M - F 9am to 5pm EST

Order by Phone at 888-388-7003 or online at https://www.herbanomic.com M - F 9am to 5pm EST

Order by Phone at 888-388-7003 or online at https://www.herbanomics.com M - F 9am to 5pm EST


Humic & Fulvic Trace Minerals Complex - Nature's most important supplement! Vivid Dreams again!

HNEX HydroNano EXtracellular Water - Improve immune system health and reduce inflammation

Ultimate Clinical Potency Curcumin - Natural pain relief, reduce inflammation and so much more.

MitoCopper - Bioavailable Copper destroys pathogens and gives you more energy. (See Blood Video)
Oxy Powder - Natural Colon Cleanser!  Cleans out toxic buildup with oxygen! 
Nascent Iodine - Promotes detoxification, mental focus and thyroid health.
Smart Meter Cover -  Reduces Smart Meter radiation by 96%!  (See Video)

Immusist Beverage Concentrate - Proprietary blend, formulated to reduce inflammation while hydrating and oxygenating the cells.

Report abuse
Loading...

    Comments

    Your Comments
    Question   Razz  Sad   Evil  Exclaim  Smile  Redface  Biggrin  Surprised  Eek   Confused   Cool  LOL   Mad   Twisted  Rolleyes   Wink  Idea  Arrow  Neutral  Cry   Mr. Green

    MOST RECENT
    Load more ...

    SignUp

    Login

    Newsletter

    Email this story
    Email this story

    If you really want to ban this commenter, please write down the reason:

    If you really want to disable all recommended stories, click on OK button. After that, you will be redirect to your options page.